Alciónidas
PAISAJES

 

Número de visitas:

!Una, dos, tres, por mi, y por todos mis compañeros¡

 

 

 

 

 

 

 

 

Pertenece al ámbito de lo necesario considerar los conceptos y argumentos del presente texto, así como los que se deriven de él. Ya el más que magnífico escritor mexicano Carlos Oliva dice: "Si ya una vez entre sus flujos nos anonadamos, prolonguemos nuestros tal vez entre sus quizás...", en donde ciertamente siempre habrá quien guste de aventurarse en apostar el todo, por el tal vez nada.

 

Aquí, quiero hacer saber que el valor numérico de la extraordinaria y maravillosa h de Planck que actualmente utiliza la ciencia es un valor ligeramente sesgado de su valor específico y se encuentra algo “lejecitos” de su valor central y unitario que le estipula el universo, pues ha sido obtenido a partir de procesos estadísticos, donde más adelante muestro que tal constante se da en proporción constante y no como “constante independiente o autónoma”, ya que cuenta con tantos valores como la continuidad del universo lo permite, es decir, la h de Planck no es exclusiva de unidades discretas o cuantos (paquetes de energía), sino que se da en cantidades continuas. Se sabe que el mismo Planck (su extraordinario creador) dudaba, titubeaba frente a las consecuencias de dicha constante. Bohr, por otro lado, hacía cuanto podía por mantenerse aferrado a la continuidad de la mecánica clásica. Mientras (se ha comentado) que el Sr. Einstein se mostró “extraordinariamente audaz” a través de la creación de su concepto fotón, mismo que ha desenfocado por completo las agudezas del intelecto y genio humano, entorpeciendo los adecuados progresos de la ciencia.

Erguido bajo el golpe en la porfía,

me siento superior a la victoria.

Tengo fe en mí; la adversidad podría,

quitarme el triunfo, pero no la gloria.

 

Salvador Díaz Mirón.

Alciónidas 2013 - 2017. Derechos reservados