Alciónidas
PAISAJES

 

Número de visitas:

P.A.T.E.

 

II.   Érase una vez…

 

No se engañe nadie, no.

Arcipreste de Hita.

 

Presento la solución de un problema ya “resuelto”… en parte. Concedamos pues gentiles y respetuosas irreverencias a lo irreverenciable, a fin de iniciar amigablemente con la desarticulación de exaltadas reverencias a un “problema” pseudoresuelto. t’ nunca fue un problema. Lorentz, dueño de un envidiable, lúcido y penetrante intelecto construyó atinadamente la herramienta necesaria, misma que fue reformulada por el gran Poincaré, tornándola consistente. Inclusive, Pitágoras ya disponía de ella aún antes de que el “problema” fuera identificado. Natura nunca ha sido, es, ni será problema, ella siempre es congruente, fiel a sí misma y armoniosamente constante. El “problema” radica totalmente en el antropocentrismo, es decir, en las concepciones que se fabrican de ella a partir de un particular punto de vista. ¿Recuerda Usted, gentil lector, la llamada catástrofe ultravioleta? El “problema” radicó en el enfoque y ecuación de lectura, pues el fenómeno observado desde antes de aquel entonces, permanece aún inmutable a la fecha. Siendo así, laissez-moi s’il vous plaît, aclarar que la lectura total de este libro es innecesaria, basta con leer a detalle toda la extensión del capítulo I (escrito para los expertos), pues en él presento una primera fórmula base, donde se encuentra de manera implícita toda la argumentación y graves consecuencias del tema que expongo. Por otro lado, la serie de libros que inicio con éste que tienes en tus manos, transformarán definitivamente no sólo los conceptos que actualmente relacionan tiempo, espacio, materia y energía, sino que modificarán y generarán nuevas líneas de investigación. “La désirer fait-il de moi un criminel”, ya lo ha dicho la melodía: Belle - Notre dame de Paris. Tercera llamada, ¡Comenzamos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alciónidas 2013 - 2017. Derechos reservados